Noticias

Reforma fiscal, reto de la siguiente administración

Fiscal

Para México es importante mantener la continuidad de finanzas públicas sanas, así como el crecimiento en los ingresos tributarios mediante la generalización del impuesto al consumo.

La reforma fiscal será una prioridad para la siguiente administración, pero no será sencilla porque el tema de la generalización del Impuesto al Valor Agregado (IVA) es una cuestión política y en el Congreso de la Unión no habrá mayoría, advirtieron analistas económicos.

 

En el foro de Perspectivas Económicas del 2018 de la Asociación de Intermediarios Bursátiles (AMIB) se puntualizó que la reforma fiscal de Estados Unidos pone presión a México, pero no de manera significativa, ya que la tasa efectiva en el pago del Impuesto Sobre la Renta (ISR) seguirá a favor de México, puntualizó el director general de Prognosis, Carlos Fritsch Vázquez.

 

Especificó que su impacto será transitorio porque las empresas analizan diferentes cuestiones antes de realizar movimientos en sus negocios. Destacó que un punto importante es el diferencial de salarios entre México y Estados Unidos donde hay 5 puntos de diferencia en el sector automotriz.

 

El economista en jefe de Scotiabank, Mario Correa Martínez, señaló que las autoridades mexicanas trabajan en las cuestiones de modificaciones tributarias por los cambios que realizó la administración Trump, los que consideró no tienen grandes impactos para México.

 

Agregó que será interesante ver cómo valoran las calificadoras la decisión de Estados Unidos de incrementar su déficit fiscal por la disminución de impuestos.

 

Por su parte, el director en jefe de análisis para Latinoamérica de Standard & Poor´s (S&P), José Pérez Gorozpe, apuntó que la reforma fiscal de 2014 ayudó a crecer en cuestiones de formalidad, pero falta mucho por hacer porque se tienen tasas elevadas de informalidad en comparación con países pares como Brasil, Polonia, Perú, los que cuentan con el mismo grado de calificación que México.

 

Consideró que es una reto de la siguiente administración el continuar con la fortaleza de las finanzas públicas y de los ingresos tributarios, en la que la homologación del IVA se complica por cuestiones políticas, además de que el lograr una reforma fiscal se prevé complicado en un Congreso que no tendrá mayorías.

 

Finalmente, los integrantes de la AMIB, GEA, Scotiabank, Prognosis y S&P señalaron que la economía mexicana durante el 2018 a pesar de la desaceleración que vive en los últimos meses puede presentar una tasa mejor de crecimiento para 2018 aunque con mayor volatilidad en el tipo de cambio del peso frente al dólar por las elecciones federales, el cual puede alcanzar los 21 pesos y regresar a 17.50 si hay condiciones positivas para México.       


Compartir |