Noticias

Crece fraude contable

Negocios

El fraude contable creció en México un 6 por ciento, de acuerdo con el estudio de PricewaterhouseCoopers (PwC), al llegar a un 20 por ciento y ubicarse en el promedio mundial, reveló su estudio "Fraude y corrupción, un análisis de su impacto en las organizaciones. Encuesta de Delitos Económicos 2018-Edición México".

El documento detalló que en la pasada edición realizada en el 2016 el fraude contable ocupaba la quinta posición con un 14 por ciento y en la edición de este año avanzó a un 20 por ciento, cifra que es el promedio mundial del estudio.


El principal fraude que se comete en contra de las empresas es la apropiación indebida de activos al pasar de 76 a 47 por ciento. Le sigue la corrupción y soborno que pasó del 21 al 30 por ciento, el fraude cometido por el consumidor un 23 por ciento y el delito cibernético se duplicó al llegar a un 22 por ciento.


El impacto económico para el 51 por ciento de los encuestados fueron pérdidas menores a 100 mil dólares, de 100 mil a un millón de dólares para un 18 por ciento, de uno a 5 mdd el 13 por ciento, de 5 a 100 millones afectó a 8 por ciento y más de 100 mdd el uno por ciento.


El 27 por ciento de quienes cometieron el delito fueron hackers, el 23 por ciento por el crimen organizado y 20 por ciento por clientes. El 63 por ciento fue realizado de manera interna y 32 por ciento por alguien externo.  


Para la encuesta 2018 en México, el perfil de los participantes principalmente fue nivel gerencial con 22 por ciento. El rango de mil 001 a 5 mil empleados fue el más representativo con un 17 por ciento.

Los delitos económicos crecieron del 37 por ciento en 2016 a 58 por ciento, a pesar de que el 87 por ciento de las empresas cuenta con programas formales de cumplimiento y que el 41 por ciento incrementa su inversión para prevenirlos.  


“En los últimos años, México hemos observado un avance en México en cuanto a leyes anticorrupción, lo que definitivamente ha generado mayor conciencia sobre el tema. Por lo tanto, mayores regulaciones, la presión social y una mayor demanda para establecer relaciones comerciales éticas y transparentes, exigen que las empresas desarrollen fuertes controles internos, evalúen sus riesgos y establezcan programas de cumplimiento efectivos,” afirmó el socio de la práctica de servicios forenses, Alfredo Hernández.


Compartir |