Noticias

Disrupción en México, a paso lento

Negocios

El dinamismo del mercado exige a la dirección general adoptar a la disrupción como una estrategia de mercado, por lo que el 75 por ciento de los CEO´s en el mundo apuntan a que la empresa que drigen será un actos disruptor en su sector o mercado, en México la velocidad es mucho menor.

La Encuesta Perspectivas Globales del CEO 2017, Disrupción y crecimiento de KPMG, reveló que los directores generales en México no se suman a esta tendencia de manera acelerada, ya que “no parecen actualizarse al ritmo deseado: 20 por ciento de ellos creen que negocios que no eran considerados competencia tienen hoy la capacidad de disrumpir su operación (48 por ciento a nivel global). Por lo mismo, 90 por ciento de los CEOs responde que su propia empresa no está teniendo un papel disruptivo en los modelos de negocio de su industria, contra 61 por ciento que lo cree a nivel global.


En el caso de los directores generales en México, estos se sienten más interesados en su comportamiento a nivel local, incluyendo los factores que están bajo su control. Sólo 4 por ciento expresa que les afecta los factores económicos globales. Hay que tener en cuenta que las empresas mexicanas que se definen como globales son sobre todo regionales, que su alcance no es extenso y que suelen tener operaciones concentradas en Estados Unidos, Centro y Sudamérica.


Los empresarios mexicanos han mostrado su interés en temas como los cambios en el comportamiento de los clientes, la atracción de talento humano, las tecnologías y la regulación.


También muestran su apego a la innovación, aunque en menor grado que en otras regiones. Además, muestran un menor apego a la inversión en innovación: solo 38 por ciento planea hacerlo en los próximos tres años, elemento fundamental en la disrupción o nueva forma de hacer negocios.


Se destacó que la principal preocupación de la alta dirección es la atracción de talento altamente calificado; los mexicanos esperan invertir en reclutamiento de personal especializado más que América Latina y el resto del mundo.


Los directores generales alrededor del mundo entienden que la velocidad de respuesta ante sus clientes es una prioridad estratégica para el crecimiento junto con la innovación, sobre todo en condiciones de incertidumbre como las actuales.


Compartir |