Noticias

Factura 4.0 y Carta Porte pueden ser freno de actividad económica

Fiscal

Falta reforma fiscal

El Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF) advierte que los cambios fiscales que cobran vigencia en 2023 de factura 4.0 y Carta Porte pueden complicar las actividades económicas a pesar de que no hay miscelánea fiscal en el paquete económico 2023 y se mantiene pendiente una reforma fiscal.

“Consideramos que sigue quedando pendiente una reforma fiscal integral que promueva la inversión y que garantice el uso eficiente y productivo de los recursos públicos, que asegure la provisión de servicios públicos de forma efectiva y con la calidad que requiere la población, que consolide finanzas públicas sostenibles en el largo plazo y que, a su vez, promueva la formalización de la actividad económica”, destacó en comunicado de prensa.

Además, indicó que ante la ausencia de una miscelánea fiscal y de una reforma tributaria se espera que los cambios a la factura 4.0 y Carta Porte que cobran vigencia a principio del año entrante no sean factores que obstaculicen el desempeño de las empresas y la generación de empleo.


El IMEF sostiene que las presiones fiscales para el año entrante podrían ser mayores a las que se enuncian en los Criterios Generales de Política Económica (CGPE) por la sobre estimación de los ingresos y la subestimación del costo financiero de la deuda, lo que colocaría a las finanzas públicas en una posición de mayor fragilidad, lo que parece poco prudente ante el cada vez más complicado entorno económico y financiero global.

Especificó que se deben contemplar casi 288 mil mdp en el costo financiero al pasar de 791 mil 463.8 mdp a un billón 079 mil 087.1 mdp, un crecimiento real de 29.2 por ciento.


Además, enfatizó que los egresos de 8.3 billones de pesos se encuentran lejos de considerar un presupuesto “austero”.

Detalló que entre los grandes renglones del gasto destaca el aumento de casi 30 por ciento real en el costo financiero de la deuda, que superará el billón de pesos y que muy probablemente esté subestimado.

También presenta un fuerte crecimiento de 21.7 por ciento real la inversión física, que bajo condiciones usuales sería una muy buena noticia. Sin embargo, buena parte de este monto irá destinado hacia proyectos de infraestructura emblemáticos y que tienen una dudosa rentabilidad financiera y social.

Otro renglón que sobresale son los subsidios del gasto corriente, con fuerte incremento de 16.9 por ciento real anual para llegar a los 845.3 mil mdp, que deberían contar con mecanismos transparentes que permitan evaluar que estos abundantes recursos están cumpliendo cabalmente sus objetivos de atención de los diferentes sectores, conluyó el análisis del IMEF.


Compartir |